CASETA DEL CÍRCULO DE LA AMISTAD

CASETA DEL CÍRCULO DE LA AMISTAD

Córdoba

Accésit en la categoría “rehabilitación - restauración"

  • Arquitecta: Carmen Sánchez Ortíz.
  • Arq. Técnicos: Maria Luisa Milla Moreno.
  • Colaboradores: Antonio González Andrés, Sergio Quintero Pedraza, Rafael Espejo Ramirez, Juan Miguel del Río Jiménez.
  • Promotor: Urpaca S.L. (1ª fase), Construcciones Marchante S.L. (2ª fase).
  • Año finalización: 2007.
  • PEM: 1.500.000 €.
  • m2 construidos: 1.500 m2. Edad media participantes: -.
  • Categoría: Rehabilitación - Restauración.

Tras el derribo en 1865 del desamortizado Convento de la Victoria se formalizó una Alameda que posteriormente en 1891 y por el arquitecto municipal Pedro Alonso se convertiría en un paseo salón, adquiriendo sensiblemente su imagen actual, pasando a denominarse Jardines de la Victoria.

Sobre este espacio, en 1877, se levantó una estructura de fundición de hierro realizada por la empresa sevillana “La Catalana”, para servir de Caseta de Feria a los socios del Círculo de la Amistad. Con éste y otros edificios, Kiosco de la Música (1877) y Pérgola del Duque de Rivas (1929) se formalizaría uno de los espacios lúdicos más importantes de la ciudad, tradicionalmente vinculado a la Feria de Mayo cordobesa.

A este Pabellón inicial, –ejemplo de la construcción en forja de la época- se le añadió en 1918, por el arquitecto D. Adolfo Castiñeira una obra de ampliación de fábrica de ladrillo para servicios de la caseta, decorada con motivos ornamentales de estilo pseudo mudéjar, con unos medios escasos y que con el tiempo quedó totalmente obsoleta.

En el transcurso de los años se le fueron añadiendo otros elementos por estrictas necesidades funcionales que fueron deteriorando progresivamente la imagen primitiva de la Caseta hasta llegar a los tiempos actuales.

Una vez cumplido el plazo previsto en el acuerdo de cesión de los terrenos del Círculo de la Amistad, el Ayuntamiento se planteó la recuperación para el conjunto de la ciudad de esta ejemplar construcción, mediante su rehabilitación y adecuación a usos que hicieran compatibles la conservación del edificio catalogado con la oferta de un equipamiento público, donde se pudieran llevar a cabo diversas y variadas actividades socio-culturales en un ámbito espacial tan singular.

Así se elaboró un programa funcional que posibilitaría la celebración de actos de diversa índole –representaciones, desfiles, exposiciones, etc.- dado el amplio espacio con que se contaba. Ello, por otra parte, obligaba a disponer de un local de suficiente tamaño que albergara las dependencias que estos usos demandarían y que el cuerpo levantado por Castiñeira no era capaz de alojar.

imagen

El nuevo edificio pone en relación dos formas de entender las formas industriales en periodos históricos distintos

Así pues, se propuso la redacción de un Proyecto Técnico que contemplara las siguientes intervenciones:

  1. Investigación, reconocimiento y posterior demolición de todos los elementos anejos y superpuestos al Pabellón inicial a lo largo del tiempo y rehabilitación de la estructura de fundición en su aspecto primitivo.

  2. Ejecución de un cuerpo de nueva planta, en sustitución del de Castiñeira que fuese capaz de contener los siguientes servicios:

    • Espacios de restauración, con bar, cafetería y restaurante propiamente dicho.

    • Cocina con funcionalidad para un número relativamente importante de posibles comensales.

    • Almacén amplio, capaz para guardar el mobiliario necesario –mesas, sillas etc.- en la celebración de actos.

    • Aseos masculinos, femeninos y adaptados a minusválidos.

  3. Estudio de viabilidad técnica y funcional para adecuar el espacio del propio Pabellón Cubierto a usos que requirieran entornos cerrados de cierto aislamiento térmico y acústico, tales como celebraciones de reuniones, audiciones musicales, conferencias y similares.

Estudiado este último apartado, se comprobó que dadas las dimensiones de este espacio, y la singular ubicación que posee en un entorno abierto con gran luminosidad y de un tráfico rodado elevado, garantizar las condiciones necesarias de aislamiento significaría el montaje de un cuerpo interior a la Caseta, de cierta complejidad técnica, que significaría un coste económico que en esos momentos se juzgó no prioritario.

De esta forma se redactó el correspondiente Proyecto y las obras se acometieron en dos fases, entre los años 2005 y 2007.

La nueva cubierta se ejecuta con el mismo material primitivo: el zinc

Durante la 1ª Fase, la aparición de la cimentación del Pabellón, también con estructuras de forja que habían quedado ocultas primitivamente por un relleno de tierras y que pareció indispensable recuperar e incluso hacerlo registrable, dado su interés, conllevó una modificación puntual pero importante del Proyecto.

Las actuaciones sobre el Pabellón han consistido fundamentalmente y una vez despojado de todos los elementos añadidos, en la limpieza de óxidos de toda la estructura, incluso la forja de la cimentación y un tratamiento anticorrosión de la misma.

Se ha colocado asimismo una nueva cubrición respetando el material primitivo, es decir, de zinc, aunque actualmente en una doble capa con aislamiento interior.

Se ha superpuesto un nuevo suelo flotante elevado sobre la cimentación original, sin afectar ni apoyar sobre esta y solado con un pavimento del mismo tipo al primitivo, esto es, de baldosa hidráulica colocada en combinaciones geométricas.

Para procurar un cierto grado de aislamiento y privacidad del exterior que pudiera ser necesario en alguna celebración, se han instalado toldos de lona sintética cerrando el perímetro, que se maniobran eléctricamente y que recuerdan el cerramiento ligero tradicional que antiguamente poseyó.

imagen

Levantar un edificio de nueva planta, necesario para los Servicios Complementarios, significaba introducir un elemento de contemporaneidad junto a una estructura del siglo XIX. El reto se ha afrontado diseñando un edificio de aspecto exterior aparentemente hermético, carente de fachadas tradicionales y con cierta apariencia o similitud de imagen con algunos edificios industriales actuales, en un intento de sintonizar y poner en relación dos formas de entender las formas industriales en periodos históricos distintos, y siempre resaltando la que verdaderamente hoy nos asombra y emociona como es la antigua estructura de fundición.

imagen

Premio de Arquitectura Félix Hernández
Inicio
Proyectos
Premiado
Seleccionado
Presentados
Sobre los premios
Acta
Mapa de los proyectos
Edición XIV
Edición XIII
Edición XII